La poesía toca con sus alas lo más pequeño, lo más excelso, toca el dolor y la alegría.

Nos pega a la tierra, a los seres vivos, nos eleva y transporta a otra dimensión.

08 junio 2009

Fruto de la tierra

A mi hija

Te pegaré a la tierra
para que brotes encendida
con la vivacidad de las amapolas,
para que crezcas robusta
sobre los montes amplios del futuro,
para que te sepas hija

de mis ciclos lunares,
fruto de mi conjunción de estrellas.

Te sembraré
más allá del declive,
donde el huerto reverbera fértil,
donde el agua acaricia

su amorosa espalda,
hasta que fructifiquen tus trenzas
racimos para el paladar del alma.

Te pegaré a la tierra

perfumada de espliego
hasta que broten primaveras en tus ojos,
para que siembres tú,
otra vez, la semilla desechada,

en la tierra donde todas las batallas se perdieron,
para que florezcas allá
donde al fin la vida
alzará su victoria.

18 comentarios:

  1. que bella esta siembra
    besos y amor
    je

    ResponderEliminar
  2. Teresa, me han emocionado profundamente estos versos. Quisiéramos hacer de ellas (yo tengo dos lirios) una fértil esperanza para el mundo.
    Y que nunca nadie nos las arranque.

    Hermosísimo este poema, de una belleza honda y sentida. Lo hago mío, con tu permiso.

    Un beso.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  3. Una hermosura, Teresa!
    un poema par dejar bien plantad tu herencia en esta vida, una siembra para recoger buenos frutos.

    un beso, amiga..

    ResponderEliminar
  4. ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

    ..............()""()
    ..............( 'o' )
    .|_______|(,,)(,,)|'—._
    .(O)==(O)~~~(O)==(O)='

    Mundo Animal desea que tengas una semana genial, Gracias por tu compañia y por compartir con nosotros.
    ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

    ResponderEliminar
  5. Hermosísimo.
    Buen huerto, buena hortelana, tendrás buenos frutos...

    ResponderEliminar
  6. No me apuro yo por tu hija porque sé que se engendró en tierra enormemente rica y crece llena de nutrientes... abrazada por el sol más importante para ella: su madre. Temo más por las otras amapolas, tan bellas igualmente, que no están tan enraizadas en buena tierra y cualquier lluvia les arrastra... estoy segura que la victoria de tu hija será florecer en un campo lleno de amapolas con la misma fortuna que ella: un sol enorme para cada una, significará que ganamos la batalla: que mucha gente amará y luchará como tú lo haces.

    He estado un poco ausente pero siempre sigo tu blog con gran placer porque me encanta como expresas tus sentimientos en los poemas que creas.

    Un beso enorme Teresa :D

    ResponderEliminar
  7. Cada día me sorprende más tu poesía, su profundidad que enraíza fértil y bien abonada la semilla que has plantado.

    Un abrazo.

    Sofi

    ResponderEliminar
  8. Tremendo escrito/poema

    me encanto.. como siempre

    tienes mucho arte

    ResponderEliminar
  9. Extraordinario canto, Teresa, lleno de amor, semillas y flores; y la flor más bonita que tendrás en tu vida: tu hija.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Solo una madre escribe contanto amor,a tu bella amapola,la que un día esparcirá sus semillas y sus frutos iluminaran más tu vida.Realmente,como dice sabiamente EMILIO,un canto de amor.Mi alegría por tí.Un enome abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Siempre florecera algo en un jardín.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  12. Teresa:tu comentario a mi soneto "Mi casa del Pueblo" fué un talismán para mi. El soneto ha sido seleccionado por el Centro Poético de Madrid como semifinalista.Gracias por tu apoyo.Un beso.

    ResponderEliminar
  13. HOLAAAAAAAA BUENAS TARDESS. ESPERO ESTES DISFRUTANDO DE ESTE SABADOOOO. TE DEJO MI SALUDITO CON ESTA OTRA CUENTAAA GRACIAS POR TUS VISITAS Y POR TU COMPAÑIAAA.
    ABRAZOS DE TU AMIGO CHRISTIAN.

    ResponderEliminar
  14. Que hermoso Teresa este poema dedicado a tu hija. Se respira naturaleza en tus letras...

    ResponderEliminar
  15. Es muy hermoso Teresa, destilas las palabras con tanto amor que no se puede evitar la emoción al leerlas, y sobre todo al sentirlas, porque lo he sentido lo mismo que tú.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Gracias, muchas gracias por vuestros comentarios.

    Es mi sueño plantar y cuidar mi semilla, la semilla de mi corazón, con la esperanza de que florezca, participe y de a luz un mundo nuevo en el que sanemos de todo pesar.

    ResponderEliminar
  17. Ojalá que tu hija, nuestros hijos y los hijos de sus hijos puedan tener una tierra donde sembrar su futuro, cosechar sus sueños y alimentar sus esperanzas. Ojalá que la estupidez humana arranque de su rostro la gasa de su miopia y nos traiga prspectivas cargadas de futuro. Un saludo poético Teresa, Manoel Xosé. Se me olvidaba... gracias por tus comentarios.

    ResponderEliminar