La poesía toca con sus alas lo más pequeño, lo más excelso, toca el dolor y la alegría.

Nos pega a la tierra, a los seres vivos, nos eleva y transporta a otra dimensión.

12 mayo 2018

Fuentes de privilegio

Está trepando la rosa
a la copa desbordada de mayo.
Todo brinda en abundancia
a la orilla de las fuentes del privilegio.

Me ha tocado vivir el tiempo
de los hombres sin memoria,
que olvidan los poderes altos
que borran los nombres.

El tiempo de esclavos indulgentes
que venden su huella por una cifra
para ser sólo una cifra más
a cambio del festín
que distrae el cuerpo y la mente.

Sentados a la orilla
de las fuentes del privilegio
reposan su sonora oquedad.
Sólo son sombra de su divinidad.

16 abril 2018

El huerto


Si recuerdas 
en el huerto nuevo recién prendido 
el olor de los brotes que apuntaban 
el del barro pisado y la higuera, 
el olor del aire impregnado de lluvia 
mojándonos el rostro y las manos.

Si recuerdas el huerto...

el olor de la tierra que arrastramos.

18 marzo 2018

Las últimas espigas

Decía Miguel Delibes: ¿...qué será de un paisaje sin hombres que en él habiten de continuo y que son los que le confieren realidad y sentido...? ¿Qué interés tiene preservar la Naturaleza ... si no se puede encontrar allí a los que saben dar su nombre a la montaña, y que al hacerlo, la dan vida?... 
Yo recogí las espigas
de la tierra de mi padre
cuando los guardianes del mundo
andaban solos por los caminos.
Ladraban los lebreles
y el eco repetía lejanamente
los nombres de los muertos.


 La luz tornasolada desciende
al encuentro con la noche,
los senderos desolados,
ni un alma frecuenta
los montes atardecidos.


 Cuando vuelvan, si regresan,
se habrán borrado los nombres
del lugar y de las cosas.


Caerá la lluvia, llanto sin consuelo
por el abandono y el olvido.
 

Yo recogí las espigas
supervivientes de la postrera siembra,
las últimas espigas
de la tierra de mi padre.

Pan de centeno traigo
para alimentar los nombres
del lugar y de las cosas.
Pan de centeno traigo
para el recuerdo y tus ojos.


11 marzo 2018

Lágrimas blancas

En memoria de las víctimas del atentado terrorista en Madrid el 11 de marzo de 2004. En memoria de las víctimas de cualquier acto de terrorismo.
La paz de la mañana se rompió
como nube que se fragmenta
roja de sangre al crepúsculo
en la línea de un horizonte inesperado.

Y los fantasmas
que habíamos alimentado soberbiamente
tomaron vida.
Eran como el hombre,
a su imagen creados,
cuando en el hombre se borra
la imagen de Dios.

De sus actos, a esa hora,
quedaron silencios implacables
cuyo gemido desgarrador podía oírse,
y llantos, aterradores llantos,
terriblemente mudos.

Se alzaron al cielo los brazos
enlazados de luto,
del cielo,
lágrimas blancas empaparon las manos.