La poesía toca con sus alas lo más pequeño, lo más excelso, toca el dolor y la alegría.

Nos pega a la tierra, a los seres vivos, nos eleva y transporta a otra dimensión.

03 diciembre 2016

El brazo de la balanza


La justicia busca su sentido
extraviada por los pasillos
tras despachos ordenadamente numéricos.

Busca en el trasiego de gentes que la invocan
la justificación de su existencia.

Pero no hay equilibrio ni poesía
en el interminable laberinto
de sus códigos prosaicos.

Sus versículos son pasajes sin salida
donde se desorienta temerosa la inocencia.

Elegido símbolo humano,
falsamente ciego,
que bajo su venda
hace un guiño a los poderosos
y mira de reojo a los humildes.

Cauce abierto a la injusticia,
balanza desequilibrada
al peso de los mayúsculos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada