La poesía toca con sus alas lo más pequeño, lo más excelso, toca el dolor y la alegría.

Nos pega a la tierra, a los seres vivos, nos eleva y transporta a otra dimensión.

08 julio 2015

Diálogo con el duende

¿Qué seríamos sin el duende de la música? ¿Qué, sin pájaros?
Oro viejo prende de las ramas
Baila el duende

-Dime dónde, duende
¿Dónde sin música tenemos el corazón?

-Sí. Yo sé de la música
Pájaros incansables
sobre pentagramas de alambre
Arpas de cristal
Solistas al atardecer sin público

5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. El duende de la música nos toca el corazón.
      Gracias, un abrazo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias a ti también, Abraxas. Veo tu amor por la música.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Cada persona de éxito debe tener fracasos. No tengas miedo al fracaso, porque el fracaso es parte del éxito.

    ResponderEliminar