La poesía toca con sus alas lo más pequeño, lo más excelso, toca el dolor y la alegría.

Nos pega a la tierra, a los seres vivos, nos eleva y transporta a otra dimensión.

12 mayo 2009

Primavera irreverente

Con todo mi amor, dedicado a aquellas personas que,
sea cual fuere el motivo, perdieron un hijo, su flor más preciada.


Afloras primavera irreverente,
invitas al perfume de tus rosas,
extiendes pinceladas luminosas
y mi pesar desprecias, insolente.

A mí, hoy me llovieron las espinas
de todos tus rosales encendidos,
sangrando van torrentes mis sentidos
rocíos de dolor que no imaginas.

En mi tierno frutal no madurado
no he de hallar la virtud de tus albores,
no tendré la alegría a mi cuidado

en el triste lugar donde me encuentre
porque vengo de enterrar entre tus flores
la rosa más preciada de mi vientre.

16 comentarios:

  1. Teresa, es un soneto realmente hermoso.

    "...hoy me llovieron las espinas...": sublime.

    Un beso.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu sensibilidad no solo cuando escribes. Por ese saber ponerse en lugar de. Por tu empatía, que transmites a trevés de tus versos, de tus poemas.

    Un abrazo

    RBlanco

    ResponderEliminar
  3. El sentimiento, muy triste, pero el soneto es realmente bello.

    Un abrazo.
    Emilio.

    ResponderEliminar
  4. Lleno de sensibilidad y gran tristeza.
    lo siento.
    besos y amor
    je

    ResponderEliminar
  5. Teresa, el soneto es maravilloso,por la claridad con que expresas ese dolor "de enterrar entre tus flores la rosa mas preciada de mi vientre". Gracias a Dios no va dedicado a mí, pero el dolor es el sentimiento que mas une a las personas, Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Teresa, un soneto maravilloso, con toda la crudeza del dolor, pero con toda la desesperada dulzura del amor. Te felicito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Teresa, un soneto maravilloso, con el desgarrador zarpazo del dolor, pero con la sublime dulzura del amor. Te felicito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Un duro y oscuro invierno en plena primavera...
    ... magistralmente expresado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Tu soneto es precioso y muy hondo.Me gusta cuando te decides a hacer sonetos. Seguiré tu trayectoria con mucho interés.Un beso.

    ResponderEliminar
  10. En Mundo Animal te deseamos un buen Fin de Semana
    _. . ._. - .
        /. - .   ' - . )
        \ ' ,     \
        |      o '-- D
         \    /   |
         ; . _  _ \. ' - /
        . '  __ ` \` . - " - . . - " - .
       . '  . '  ' . |'    '    ' ,
       /   \    ' . _ ,        |
      ;     ' - . _    \      /
      (|       / ' - . __ /     . '
      \  __   , '    ' - .  . - '
       `/  `\.-' |       ' . '
       |   |  ' - .
       |   ' - .  )
        \    ) -'
    """"""" '- - - - -'""""""""""""""""""""""""""""
    Gracias por acompañarnos, Christian y Estrellita.

    ResponderEliminar
  11. Expresas los sentimientos con tanta claridad que casi se puede rozar.

    Tremendo y bello a un mismo tiempo.

    Un besazo poetisa.-

    ResponderEliminar
  12. Puerto de Gran Canaria sobre el sonoro Atlántico,con sus faroles rojos en la noche calina y el disco de la luna bajo el azul romántico rielando en la movible serenidad marina. Silencio en los muelles en la paz bochornosa, lento compás de remos, en el confín perdido y el leve chapoteo del agua verdinosa lamiendo los sillares del malecón dormido. Fingen en la penumbra fosfóricos trenzados las mortecinas luces de los barcos anclados mirando entre las ondas muertes de la bahía. Y de pronto, rasgando la calma, sosegado, un cantar marinero, monótono y cansado, vierte en la noche el deje de su melancolía. ( Tomás Morales, 1921)

    Buen Fin de Semana Teresa
    Saludos Fraternos de tu amigo Rubén.

    ResponderEliminar
  13. Ha marchitado una de tus rosas,las espinas han herido tu corazón,tu cuerpo;pero su perfume en tu piel simpre te acompañará.Te abrazo en mi corazón.

    ResponderEliminar
  14. Ay Teresa, que cuchillada en el corazón he sentido cuando he llegado al final y cuanto duele.
    Precioso el poema que llega al alma de todos, pero solamente los que desgraciadamente han sentido en sus carnes ese dolor, puede apreciar la verdadera belleza que se desprende de tus letras.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. "...Afloras primavera irreverente,
    invitas al perfume de tus rosas,
    extiendes pinceladas luminosas
    y mi pesar desprecias, insolente..."

    En algún lugar alguien derrama gotas de rocío sobre el verde manto de la primavera. En algún lugar alguien duerme un sueño eterno y alguien sufre, impotente y roto por un dolor que le arranca el alma.
    Precioso poema Teresa y lacerantes versos que desgarran y sangran. Un saludo poético. Manoel Xosé.

    ResponderEliminar
  16. Soledad Sánchez M.
    Debe ser muy fuerte la lluvia y muy grandes las espinas de semejante dolor.

    Sofi.
    Es inevitable, si tienes hijos, temblar de angustia al saber de alguien que ha tenido tan terrible pérdida.

    Emilio.
    Era una mañana de primavera realmente hermosa, cerca de mi casa, sucedía la tragedia.

    Sedemiuqse.
    No me afectaba directamente pero, teniendo hijos ¿Quién no se estremece?

    J. Fco. Bravo Real
    Opino como tú. La unión provocada por el dolor es más sincera que la provocada por el bienestar que suele alentar el egoísmo y la insatisfacción.

    Abraxas Cádiz
    Así es un duro y oscuro invierno se precipitó en un espléndido día de primavera.

    Fernando.
    No he escrito muchos sonetos aunque es la composición que más admiro.

    Mundo Animal.
    Gracias a vosotros por esos preciosos dibujos.

    Alternativa.
    Todos expresamos de una u otra manera nuestros sentimientos con mil matices: escribiendo, pintando, componiendo, con la voz, con los brazos, con palabras de emoción y de consuelo.

    Rubén el Navegante.
    Gracias por acercarme a los versos oceánicos de este gran poeta canario.

    Isabella Ros.
    No era mío el dolor, gracias al cielo. Pero es verdad que aunque mueran las rosas, su perfume en nuestra piel nunca se olvida.

    Verdial
    Siento en el alma tu dolor como sentí el dolor de aquella madre que inspiró mi poema y que perdió repentinamente a su hija adolescente un día bello y cruel de primavera.


    Manoél Xosé
    Siempre hay un lugar donde llueven las espinas, donde no es rocío si no lágrimas lo que empapa las rosas.
    Saludos, amigo poeta.

    ResponderEliminar