La poesía toca con sus alas lo más pequeño, lo más excelso, toca el dolor y la alegría.

Nos pega a la tierra, a los seres vivos, nos eleva y transporta a otra dimensión.

25 mayo 2009

Los pies descalzos del maestro

Es el ritmo libre
de los pies descalzos,
que el viento en la hierba
verde en la ladera
inclina hacia el mar.

Sigue el paso firme
por el campo abierto,
en la arena ardiente,
en camino ciegos
de la gran ciudad.

Caminar errante
abriendo caminos
que canta el poeta,
sólo dejan senda
de agua y de sal

Mas la huella firme
de la piel desnuda,
molde voluntario
que deja en el barro
su huella y se va,

abre los caminos
marca buen sendero,
su entrega sincera
es huella en la piedra.
No se borrará.

18 mayo 2009

Su huella

En memoria de Mario Benedetti

Le alcanzó la muerte
con sangre en la pluma,
corazón de antorcha prendida
en lo alto empuñado.

Quedó, sin embargo,
su voz,
espada cuya hoja viva
sigue cortando la historia.

Voz que moldea perfiles
de espíritus rebeldes,
almas inquietas que romperán
la opacidad de estas ventanas.

Murió empuñando la pluma
como única arma.
Miríadas de palabras su ejército
dejan en la batalla del mundo
su huella.

12 mayo 2009

Primavera irreverente

Con todo mi amor, dedicado a aquellas personas que,
sea cual fuere el motivo, perdieron un hijo, su flor más preciada.


Afloras primavera irreverente,
invitas al perfume de tus rosas,
extiendes pinceladas luminosas
y mi pesar desprecias, insolente.

A mí, hoy me llovieron las espinas
de todos tus rosales encendidos,
sangrando van torrentes mis sentidos
rocíos de dolor que no imaginas.

En mi tierno frutal no madurado
no he de hallar la virtud de tus albores,
no tendré la alegría a mi cuidado

en el triste lugar donde me encuentre
porque vengo de enterrar entre tus flores
la rosa más preciada de mi vientre.

05 mayo 2009

Mayo




Adoro esa locura tuya
de sonrisas y lágrimas,
ese parpadeo súbito
de sombras y de luz
entre las bambalinas
gaseosas de las nubes,
y esa íntima frescura
de mañanas perfumadas.